viernes, 12 de mayo de 2017

El presidente del Colegio de Médicos de Ciudad Real y otros facultativos, en un acto reivindicativo en Ciudad Real en abril / Clara Manzano

Ocurrió en un pueblo de la comarca de Puertollano

Condenada a casi 2 años de cárcel por atentar contra un médico

Una paciente de la comarca de Puertollano ha sido condenada a veinte meses de cárcel por los delitos de atentado y lesiones a un médico, en una sentencia de conformidad del juzgado de instrucción 3 de Puertollano.

El fallo, de los primeros en la provincia que recoge el delito de "atentado a funcionario público" en el caso de un doctor, lo ha dado a conocer el Colegio de Médicos que celebra la decisión judicial y anima a otros profesionales sanitarios a denunciar las agresiones en las consultas, cada vez más frecuentes.

Félix Aponte, el abogado del colegio, está satisfecho por una decisión en la que además se prohíbe a la agresora aproximarse a menos de cien metros del domicilio y centro de trabajo del facultativo, y a comunicarse con él por cualquier medio durante 16 meses.  De hecho, ella ha tenido que pedir el cambio de médico a otro pueblo.

La sentencia también condena a la agresora a indemnizar a la víctima con 350 euros por las lesiones.

Ocurrió en una visita domiciliaria a una pequeña localidad de la comarca de Puertollano. El facultativo de servicio en la zona recibió un aviso del 112 para ir a una casa particular a atender a una persona. Llegó allí, examinó al paciente, y cuando planteó que había que modificarle el tratamiento, en concreto cambiarle uno de los medicamentos, su pareja sentimental, la agresora, se opuso y empezó a insultar al doctor, al que abofeteó.

Le tiró un taburete escalera a la cabeza

Para rematar, cuando el médico salía de allí le tiró un taburete escalera a la cabeza, que le produjo un corte en la frente por el que tuvo que recibir un punto de sutura.

En este caso el facultativo denunció ante la Guardia Civil y puso el caso en conocimiento del Colegio de Médicos, cuya asesoría jurídica lo ha representado en el proceso.

Esta sentencia, que recoge una pena de prisión de dieciséis meses por el delito de atentado y otra de cuatro por las lesiones,   ha sido posible la última reforma del Código Penal (2015) que elevó al rango de atentado a la autoridad las agresiones a médicos y docentes en el ejercicio de su actividad profesional.

Aponte incide en el hecho de las agresiones a profesionales sanitarios no dejan de crecer, pese a las pocas denuncias. "Se pierde calidad asistencial y quien lo paga es el médico; unas veces es por cambio de tratamiento o recetas, y otras porque el facultativo no le da la baja", subraya el letrado.

"No se puede consentir la violencia en las consultas", agrega el colegio en el comunicado en el que informó del caso

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿ BLOG DE MEMBRILLA?