martes, 8 de noviembre de 2016

CAMPO DE CRIPTANA

Acusa a su sobrino de apropiarse de 180.000 euros de su patrimonio en Criptana
La acusación particular pide 5 años de cárcel para el sobrino y su mujer. La fiscalía ve posible abuso de cofianza, pero no delito

Fulgencia G.G., una mujer de edad, casi ciega que se siente engañada por su sobrino más querido, el que según dice "era como un hijo", lo ha sentado en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial acusado, junto a su mujer, de la apropiación indebida de unos 180.000 euros de su cuantioso patrimonio inmobiliario en Campo de Criptana.

Miguel Domingo Gómez, el abogado que le representa, entiende que la pareja, que entre los años 2005 y 2010 se encargaban de administrar las rentas de cinco pisos de alquiler y un local comercial en la localidad, propiedad de la tía, extrajeron de sus cuentas o dejaron de ingresar en ellas dinero en metálico de los alquileres que podría ascender a esa suma, para su beneficio. Se supone que con ello cometieron apropiación indebida por la que pide cinco años de prisión para ellos, además de que abonen esa cantidad.

La fiscalía sin embargo entiende que no hay delito, sino en todo caso un abuso de confianza del sobrino, Santiago O.G., que podría haberse aprovechado del "descontrol" con el que se gestionaba ese patrimonio.

Para el fiscal no casa con el delito que Fulgencia tuviera autorizado a su sobrino para disponer libremente de sus fondos en dos cuentas bancarias de las entidades en las que supuestamente detrajo, a espaldas de la tía, unos 50.000 euros (mucho menos de lo que dice la acusación). "Tampoco está claro que la acusada no supiera nada de sus cuentas, cuando los testigos han explicado que ella misma iba al banco a sacar dinero y a hacer otras operaciones", argumentó el fiscal, que pide la libre absolución de la pareja, en consonancia con su defensa.

PLos acusados argumentan que daban cuenta a su tía de todo, y eran ellos los que se encargaban  de acompañarla a médicos y balnearios cuando los necesitaba. Además dicen que en esa época su tía, aunque con problemas de visión, se valía por sí misma para ir al hogar del jubilado, a la peluquería, etc, "ella está en sus cabales", alegan.

"Se aprovecharon de que estoy sola y no veo"

No obstante la víctima asegura que la confianza con su sobrino era tal que no entiende que le haya robado dinero, "si quería dinero para un coche o lo que fuera me lo podía haber pedido",  argumentó, pero dice ser consciente ahora de que "se aprovecharon de que estoy sola y no veo".

Según la acusación particular la relación con el sobrino se rompió en 2010 cuando Fulgencia, alertada por personal de los bancos en los que tenía sus cuentas (en el juicio lo han negado), le dicen que su sobrino está sacando importantes cantidades de dinero: 20.000, 4.000 y 30.000 euros, cuando ella por lo general no sacaba más de 300 euros un par de veces al mes. No obstante la querella no se puso hasta el año 2012, "para ella ha sido difícil llegar hasta aquí", explicó el letrado.

Ahora son otros familiares los que le ayudan con las cuentas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿ BLOG DE MEMBRILLA?