martes, 15 de abril de 2014

Don cándido manchen es de membrilla

Don Cándido, sin duda su nombre la mejor definición de su persona. Así le conocían en Bolaños, su pueblo del alma, aunque naciera en Membrilla el 2 de Agosto de 1933, cuando solo tenía 18 meses su familia desplazó su residencia a Bolaños de Calatrava. Era el pequeño de 4 hermanos varones y con apenas 8 años ya colaboraba en la panadería familiar encargándose de organizar la larga fila de personas que iban a comprar el pan, esperando que estuviera cocido en la España de la posguerra Civil. 

A los 14 años y con el generoso beneplácito de sus hermanos, ya en edad laboral, decidieron dedicarle a otro oficio lo que le impulsó a opositar para Correos primero y a estudiar después Bachillerato por libre en la academia. Pero eran años de escasez de recursos y su padre tuvo que pedirle que abandonara los estudios. Sin embargo ya destacaba como futbolista y con los ingresos del fútbol y la ayuda de su novia en la venta de huevos y garbanzos consiguió terminar su carrera de Magisterio en 1955.

Formó parte del equipo fundacional del C.D. Bolañego en 1951 y jugó en la 3ª División de la época con el Herencia C.F. , también en Almagro y Daimiel, dónde iba a entrenar desde Puertollano echando la bici al tren para pedalear 20 Kms. después del entrenamiento y ver a la novia en Bolaños. Cobraba 500 pesetas por partido y con eso pudo pagar sus libros y mensualidades. Fue promotor del fútbol en la localidad, entrenador en activo y posteriormente también del equipo de veteranos. El pasado mes de Junio recibió un emotivo homenaje por su trayectoria deportiva.

Terminada la milicia en el Archivo General del Ministerio en Madrid, comenzó el ejercicio de su profesión como docente interino en Cabezarados. Allí entrenó con el histórico Club Calvo Sotelo de Puertollano de 2ª División, quisieron ficharle pero no aceptaría por incompatibilidad con su trabajo como docente.

En 1959 aprobó la oposición y en seguida se casaría con Adelina Fúnez Aguilar, el amor de su vida. En el concurso de traslados, entonces de ámbito nacional, le asignaron El Real de la Jara (Sevilla), dónde vivió en el Colegio, fue Director, consiguió comedor escolar, biblioteca … y una academia privada en la que reunió a más de 50 alumnos entre particulares y bachilleratos. Trabajaba de ocho de la mañana a diez de la noche, pero era un apasionado de la enseñanza.

En 1965 el Ministro de Educación Nacional, Lora Tamayo, le entregó Diploma de Maestro distinguido con dotación de 10.000 pesetas.

En 1966 consiguió traslado a su querido pueblo en el Colegio público Fernando III El Santo, impartiendo clases hasta su jubilación en 1998 y completando así 42 años dedicados a la enseñanza. Paralelamente formó parte del claustro fundacional del Instituto de Formación Profesional Antonio Calvín de Almagro  y como profesor titulado también en Educación Física dio clases durante más de una década, hasta la Ley de Incompatibilidades de los Funcionarios.

En 1975 adquirió por traspaso una librería que con el carácter emprendedor de su esposa extendieron a Bolaños, Malagón y Ciudad Real, conocida como Menchén Artes Gráficas ampliaron actividades a la informática e imprenta, hoy continuada por el mayor de sus hijos.

Como corresponsal de Lanza desde 1967, gran aficionado a la escritura, colaboró con el Diario hasta casi el final de sus días. Son cientos los artículos publicados, por su pluma han pasado todos los acontecimientos históricos, culturales y deportivos de los últimos cuarenta años de Bolaños de Calatrava. En 2006 fue Pregonero de las Fiestas locales y lo disfrutó con gran orgullo.

Hombre cándido, “dos personas no discuten si una no quiere” y él jamás quiso. Era imposible discutir con él.
Se relacionó con cientos de alumnos,  jugadores de fútbol, compañeros de profesión, periodistas y amigos, muchos amigos. Y tuvo cuatro hijos y ocho nietos que le recordarán siempre. Siéntete orgulloso de tu feliz vida y descansa en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿ BLOG DE MEMBRILLA?