viernes, 22 de julio de 2016

Pensiones

El futuro de las pensiones españolas es más que incierto. Los políticos suelen hablar de las pensiones futuras pero la situación afecta a las que se pagan ahora, las recibidas en apenas un par de años. En ese momento, los políticos españoles deberán tomar la decisión de bajarlas. El actual sistema se encuentra quebrado, solo salvado por el Fondo de la Seguridad Social que se quedara sin fondos en poco más de dos o tres años al ritmo actual. Hay cerca de 2,5 millones de personas entre 59 y 63 años ¿Será España capaz de crear tantos puestos de trabajo en apenas 4 años como para absorber ese crecimiento? Y no solo para compensarlo sino para mejorar el ratio y acabar con el déficit.

¿Será España capaz de crear tantos puestos de trabajo en apenas 4 años como para absorber ese crecimiento?
La tormenta perfecta se acerca abruptamente. Los ingresos de las cotizaciones son insuficientes para el pago de las pensiones. Por un lado, porque el número de cotizantes ha caído y el número de pensionistas crece cada año. En junio de 2015 había 9.293.058 pensiones un 1,1% más que en junio de 2014 y hasta un 2,6% más que en el mismo mes de 2013. En mayo de 2015 esa cifra era de un ratio de 2,29 cotizantes por pensionista, uno de los más bajos de la serie histórica.

Por otro lado, porque la brutal devaluación salarial que se ha producido en España lastra los ingresos de los nuevos cotizantes que se unen gracias a la mejora del mercado laboral. Uno de los últimos informes del Instituto Nacional de Estadística (INE) explicaba que el sueldo más frecuente en España era de poco más de 15.000 euros brutos al año, así ha sido durante 2012, 2013 y 2014 todos ellos años de déficit en la Seguridad Social. Eso se traduce en que no se recaude lo suficiente como ocurrió en 2014 y ocurrirá en 2015.

Los datos no mienten. El déficit de la Seguridad Social ha cerrado 2014 con un desfase de 15.000 millones. La gran baza del PP es que el incremento del número de cotizantes pueda compensar el desfase, baza que la brutal devaluación salarial del país ha puesto en jaque. En 2014 se incrementó el número de cotizantes, por primera vez desde 2007, en 417.574 que se tradujo en 680 millones más de recaudación. En 2015 se espera una creación cercana a los 600.000 puestos de trabajo (según Fatima Báñez), es decir, la recaudación volverá a acabar muy lejos de compensar el déficit.

Mariano Rajoy ya ha recomendado a los jóvenes que ahorren porque el futuro de sus pensiones no está garantizado. Aunque no ha sido el primero, ya que, el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, fue el primero en abrir la caja de tuenos. En una conferencia en Pamplona Linde advirtió de que "con este Gobierno y con cualquier gobierno, va a llevar de modo inevitable a un sistema de pensiones en el que la pensión media será cada vez más baja. Esto es así, por razones demográficas, es inevitable". Recientemente, en el congreso el gobernador volvió a ratificarse, otras voces como la de Juan Rosell, presidente de la CEOE, también se han sumado. Aunque el verdadero problema es ahora, en apenas un par de años

Ingresos vs gastos

El actual sistema de pensiones tiene la forma de las grandes estafas piramidales como ha denunciado en más de una ocasión el director del Instituto Juan de Mariana, Juan Ramón Rallo. Las pensiones actuales se pagan gracias a la recaudación de los nuevos cotizantes, no por la riqueza generada por cada pensionista a lo largo de su vida laboral. Su quiebra, al igual que el de esas estafas, llega cuando los nuevos ingresos no pueden cubrir todos los pagos.

Las entradas de dinero llegan por tres vías: En primer lugar, por el número de cotizantes que aunque se está recuperando sigue lejos de números que permitan hacer frente al número de pensionistas. En segundo lugar, los años cotizados que ya se han ampliado hasta los 67. Por último, el importe de las cotizaciones que se trata de una de las más altas de toda la OCDE con un 35%, por lo que es difícil que pueda incrementarse. Además, que repercutiría negativamente en la creación de empleo.

Los gastos por su parte siguen creciendo inexorablemente porque el número de pensionistas crece año tras año. Incluso el ritmo se acelerara en los próximos años por la inversión de la pirámide demográfica. También crece el número de años que se recibe el pago porque la esperanza de vida ha aumentado y afortunadamente lo seguirá haciendo. El último gran pilar del gasto es la cuantía de las pensiones, la de jubilación desde junio de 2014 a junio de 2015 ha crecido un 2,1%, una media de poco más de 1.000 euros.

El déficit se comerá la 'hucha' de las pensiones

En apenas tres años el Gobierno de Mariano Rajoy se ha visto obligado a sacar más de 28.000 millones del Fondo, cerca de 38% del total. La Seguridad Social cerró el 2014 con un déficit del 1,5% del PIB, es decir, 15.000 millones de euros. No es la primera vez, en 2012 fue un 0,7% y en 2013 un 1,1%.

En el Fondo quedaban en diciembre de 2014 cerca de 41.000 millones, que al actual ritmo podrían servir de colchón durante tres o cuatro años más. Aunque el ritmo de crecimiento de déficit: 7.000 millones, 11.000 millones y posteriormente 15.000 podrían indicar que el gasto tanto en 2015 como 2016 rondaría los 20.000 millones dejando la 'hucha' sin recursos para 2017. Además, si seguimos los gastos mes a mes, el gasto sigue aumentando desde máximos. En junio subió un 2,9% respecto a Junio de 2014 sumando la cifra récord de 8.237 millones de euros.

Y ¿Entonces qué?

Se podrían dar dos soluciones: O bien el Gobierno decide rebajar las pensiones y adecuar el gasto al ingreso. O se deben recurrir a otros ingresos del Estado para sufragar el gasto. Ambas soluciones tienen un número alto de inconvenientes y reticencias.

O bien el Gobierno decide rebajar las pensiones y adecuar el gasto al ingreso. O se deben recurrir a otros ingresos del Estado para sufragar el gasto
La primera opción sería la apuesta política más arriesgada. Los pensionistas sumarían cerca de 10 millones de votos, convirtiéndose en la fuerza más determinante del país. Prácticamente ningún partido asumiría un coste político tan alto, tras las actuaciones que han hecho PP y PSOE en el pasado. Además, sin una recuperación fuerte tendría otros dos problemas: En primer lugar, una caída de las pensiones significaría una fuerte perturbación en el consumo interno, vital para el crecimiento de cualquier país. En segundo lugar, muchas familias sin trabajo subsisten gracias al dinero de las pensiones, una rebaja en ellas agudizaría su situación.

La otra opción implicaría realizar auténticos malabares para mantener el actual sistema de Estado, asumir el coste creciente del pago de intereses por deuda, junto a una desviación del 1% o 2% del PIB en el gasto de pensiones y cumplir con el déficit pactado con Europa. En 2016 España debería haber conseguido rebajar su déficit por los menos en 3 puntos de PIB, es decir, 30.000 millones. La cosa no acaba ahí, los compromisos para 2017 sería del 1,4% del PIB y para 2018 alcanzarse el 0%.

Tampoco es solución esperar que desde Bruselas llegue ayuda al respecto. Uno de los grandes debates entre Grecia y troika ha tenido como fondo común al sistema de pensiones heleno que es insostenible, al igual que el español ahora mismo. Las promesas de pago no pueden mantenerse con el dinero de terceros.

Por tanto, la solución de utilizar otras partidas deja muchas dudas. Equilibrar los presupuestos con la fuerte subida del gasto en pensiones, en apenas 12 años se ha doblado pasando de 64.958 millones en 2002 a 127.484 en 2014. Otra partida que también necesitará mayores dotaciones en un futuro será el pago de intereses por la deuda que desde el 2009 (17.400) se ha duplicado hasta los 36.590 millones en 2014. Más teniendo en cuenta que España tiene el volumen más alto de deuda pública de su historia. A lo que habría que sumar los diferentes gastos del Estado de Bienestar como educación, sanidad o inversiones públicas que ahora se sitúa en cifras anormalmente bajas. Todo ello haría muy difícil la situación económica del gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿ BLOG DE MEMBRILLA?