sábado, 10 de enero de 2015

CUENTO DEL ASNO Y CAMELLO








El camello se movía con pasos largas y pausados. El asno se movía impacientemente tropezándose de vez en cuando. Al fin el asno dijo a su compañero:  

¿Como es que me encuentro siempre con problemas, cayéndome y haciéndome rasguños en las patas, a pesar de que miro cuidadosamente al suelo mientras camino, mientras que tu que nunca pareces ser consciente de lo que te roda, con tus ojos fijos en el horizonte, mantienes un paso tan rápido y fácil en apariencias

Respondió el camello;

-Tu problema es que tus pasos son demasiados cortos y cuando has visto algo es demasiado tarde para corregir tus movimientos. Miras a tu alrededor y no evalúas lo que ves. Piensas que la prisa es velocidad, imaginas que mirando puedes ver, piensas que ver cerca el lo mismo que ver lejos. Supones que yo miro el horizonte, aunque en realidad solo contemplo hacia el frente como modo de decidir que hacer cuando lo lejano se convierta en cercano. Tambien recuerdo lo que ha sucedido antes y asi no necesito mirar hacia atrás y tropezar una vez mas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿ BLOG DE MEMBRILLA?