domingo, 14 de abril de 2013

TRAGEDIA EN MEMBRILLA Y MANZANARES UN HOMBRE HOMICIDA

Con el impacto de quien aún no se puede creer lo ocurrido, muchos familiares, amigos y vecinos de Manzanares (Ciudad Real) han despedido a los dos niños y a su abuela asesinados ayer por el padre como venganza por la separación de su mujer.
Abarrotada, la iglesia de la Asunción ha recibido los féretros de las últimas víctimas de la violencia machista, trasladado hasta allí en tres coches fúnebres sobre los que colgaban tres coronas en cada uno y numerosos ramos de flores en su interior.
La misa funeral ha sido concelebrada por dos sacerdotes, uno de ellos el párroco de la iglesia de la Asunción, Luis Gallego, quien ha señalado: "Hay situaciones que nos desbordan, hay situaciones que colocan nuestro corazón al borde del abismo, hay situaciones que generan en nosotros las preguntas más comprometidas: ¿Qué es el hombre?, ¿dónde nos encontramos después de la muerte?".
Al funeral han asistido los hermanos de la madre de los niños mientras que ésta, Isabel S., de 40 años, ha permanecido en el tanatorio atendida por una psicóloga, han confirmado fuentes del centro.
El silencio y el llanto se han sucedido durante la misa entre escenas de dolor de familiares y amigos.
Compañeros de instituto del hermano mayor, Ángel, le han recordado como "un chico muy especial, una gran persona y que siempre tenía una gran sonrisa".
Isabel S. se había marchado a Gijón al acabar la Semana Santa después de una discusión con el marido y pensaba regresar para el cumpleaños del hijo mayor, el próximo martes día 16, como había dejado escrito al niño en una carta, según han explicado amigos de la familia, que también han contado que el marido había puesto una denuncia por abandono del hogar en el cuartel de la Guardia Civil.
Precisamente, era conocida por los agentes porque ella junto a su madre trabajaban en la limpieza de las instalaciones del cuartel de Manzanares.
Esta tarde los amigos y compañeros del hermano mayor, capitán del equipo de fútbol sala, irán caminando desde la plaza del Gran Teatro hasta el pabellón deportivo donde se jugará el encuentro de fútbol sala del equipo local con el Melilla, y en el minuto 12 tienen previsto gritar su nombre, ya que era el socio número 12 del club.
Paralelamente, se ha celebrado el funeral del padre y presunto homicida, en el pueblo vecino de Membrilla, donde había nacido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿ BLOG DE MEMBRILLA?