sábado, 5 de agosto de 2017

COMIENZA LA VENDIMIA EN VALDEPEÑAS.

 

La vendimia más tempranera que se recuerda se generaliza por toda la provincia

1.      

 

Desde hace unos días la recogida de la chardonnay se intensificó en La Mancha y en Valdepeñas algunas bodegas ya han comenzado una vendimia que se generalizará a finales de la próxima semana

Con hasta casi un mes de adelanto ha comenzado la vendimia en algunos puntos de la provincia de Ciudad Real. El intenso calor del verano, con prolongadas olas de altas temperaturas, ha acelerado notablemente la maduración de la uva y la recogida de la variedad chardonnay ya se ha generalizado por todo el territorio ciudarrealeño.

En La Mancha algunas bodegas comenzaron incluso en julio, algo inédito, generalizándose por toda la comarca durante los primeros días de agosto en Tomelloso, Alcázar de San Juan, en Villarrubia de los Ojos de la mano de la Cooperativa El Progreso, Socuéllamos, etc.

Pedro Alcolea, natural de la zona y responsable de la sectorial vitivinícola de Asaja, detalla que la chardonnay ya se encuentra en su punto óptimo, una variedad cuya recogida, en condiciones normales, suele intensificarse durante los primeros días de septiembre.

Durante estas últimas noches, evitando el calor y para conservar las propiedades organolépticas del fruto, se está recogiendo esta uva blanca cuya vendimia también se inició este jueves en Valdepeñas de la mano de Bodegas Mureda. Será en la próxima semana cuando se intensifique entre el resto de productores de la zona, como Vinartis-Señorío de Los Llanos, que en principio arrancará el jueves 10. Poco a poco se irán sumando el resto.

El adelanto de la maduración ha llegado por igual a todas las variedades y tras la chardonnay, la siguiente en vendimiar será la moscatel de grano menudo, seguida de la tradicional tempranillo de secano. Posteriormente se extenderá con la recolección de variedades tintas como Syrah, Merlot, Cabernet Sauvignon o Petit Verdot y blancas como Verdejo o Macabeo, finalizando con la tradicional Airén.

Este adelanto de la vendimia, aunque ya se venía apreciando durante el mes de julio con una aceleración del envero (maduración y coloración de la uva), ha puesto en problemas a algunas bodegas. Según indica Pedro Alcolea, a muchas les ha pillado en obras para preparar sus instalaciones para la nueva campaña y ahora afrontan con algunas dificultades más de lo normal la nueva situación.

Pese a lo atípico del inicio de la presente campaña, las perspectivas en cuanto a la calidad del producto son muy buenas. Detalla Alcolea que la coloración de la uva es buena, no ha habido muchas enfermedades esta campaña y el fruto ha madurado bien, pese a lo acelerado del proceso por un calor que ha hecho sufrir bastante a la viña.

En este sentido, en La Mancha las primeras chardonnay y moscatel han marcado unos 12 grados.

En el apartado de la cantidad, las previsiones de organizaciones agrarias, bodegueros y cooperativas coinciden en que será inferior a la del año pasado, con una merma que oscilará entre el 10 y el 25 por ciento según el calor, heladas y características de cada zona.

La última preocupación entre los recolectores viene, como siempre, de la meteorología y de la capacidad de aguante de la viña en esta recta final de intenso calor y que podría dañar a última hora el fruto de un año de trabajo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿ BLOG DE MEMBRILLA?